Oximorónicamente (parte 2)

Por desgracia, el oxímoron no sólo tiene aplicaciones poéticas o científicas. También tiene sus aplicaciones políticas, económicas, militares… Es un método extremadamente útil para subyugar porque distorsiona la percepción, hace tolerable lo intolerable, concebible lo inconcebible. El sueño de la razón de Estado produce monstruos –empezando por el propio término “razón de Estado”, que es… Seguir leyendo Oximorónicamente (parte 2)